sábado, 27 de diciembre de 2008

MATEMÁTICAS PURA



¿EL ORDEN DE LOS FACTORES NO ALTERA EL PRODUCTO?

La belleza es directamente proporcional a la cantidad de pensamientos impuros.

La cantidad de pensamientos impuros es directamente proporcional a lo que los demás opinan.

Lo que los demás opinan es directamente proporcional a la cordura.

La gordura es directamente proporcional a lo que los demás miran.

Lo que los demás miran es directamente proporcional a lo que la sociedad admira.

Lo que la sociedad admira es directamente proporcional a lo que los demás ansían.

Lo que los demás ansían es inversamente proporcional a lo que finalmente consigan.

Lo que finalmente consigan es inversamente proporcional a la expectativa.

La expectativa es directamente proporcional a lo que la sociedad te exija.

Lo que la sociedad te exija es inversamente proporcional a los beneficios que consigas.

Los beneficios que consigas son directamente proporcionales a las horas de sacrificio al día.

Las horas de sacrificio al día son inversamente proporcionales a la felicidad.

La felicidad es directamente proporcional a la cantidad de dinero que consigas.

La cantidad de dinero que consigas es directamente proporcional a la cantidad de bienes que recibas.

La cantidad de bienes que recibas es directamente proporcional a las horas de sacrificio al día.

Las horas de sacrificio al día son inversamente proporcionales a la felicidad de tu tía.

Y llegados a este punto yo me pregunto:

¿Las horas de sacrificio al día son directa o inversamente proporcionales a tú felicidad o a la mía?

3 comentarios:

inesuja dijo...

mmmm... buena pregunta, si son un sacrificio deben ser inversamente proporcionales a la felicidad, pero hay sacrificios que se hacen por el bien del universo (por ejemplo bruce willis en la película que tú y yo sabemos...)

Mai dijo...

yo no sé... cuál peli?

SAMANIEGO dijo...

Hola Mai, encantado. Bienvenido a este lugar mío y de todo aquel que quiera compartir mis tonterías.
Inesuja se refiere a la peli Yo soy leyenda. Lo que ocurre es que siempre confundo a Will smith con Bruce Willis, los nombres claro ya que por el físico es evidente que me resulta más fácil identificarlos.